Bitdefender Business

Detecte exploits y ataques de día cero

Las amenazas de día cero o el malware desconocido eluden sistemáticamente las defensas antivirus o antimalware tradicionales. Estos ataques informáticos afectan a las actividades empresariales y pueden derivar en pérdidas de tiempo y dinero, o en filtraciones de información confidencial.

Por su propia definición, las firmas antivirus no pueden detener las amenazas desconocidas. Proveedores de seguridad, tanto nuevos como arraigados, afirman que sus soluciones de 'última generación' utilizan detección sin firmas basada en tecnologías revolucionarias, como el aprendizaje automático, para atajar las amenazas de día cero. A pesar de recurrir a historias atractivas y terminología de moda, la eficacia de estas soluciones es anecdótica y rara vez se ve respaldada por fuentes independientes dignas de confianza.

A diferencia de otras soluciones, Bitdefender demuestra sistemáticamente la eficacia de sus tecnologías sin firmas en las pruebas independientes más importantes, habiendo bloqueado el 99 % de las amenazas de día cero en las pruebas heurísticas/conductuales de AV-Comparatives. Además de conseguir las mejores tasas de detección contra las amenazas de día cero, Bitdefender también exhibe sistemáticamente el menor número de falsos positivos.

VEA LAS SOLUCIONES DE NEGOCIOS
Enterprise Security
Recommended for large businesses > 1000 devices
EVALUACIÓN GRATUITA Obtenga más información
Advanced Business Security
Recommended for medium businesses < 1000 devices
EVALUACIÓN GRATUITA Obtenga más información
Business Security
Recommended for small businesses < 100 devices
EVALUACIÓN GRATUITA Obtenga más información
Envíe una solicitud

La nueva protección de Bitdefender contra exploits está diseñada para hacer frente a los exploits evasivos y contribuir a reducir la superficie de ataque de las amenazas persistentes avanzadas, para minimizar el riesgo de convertirse en blanco de ellas. Esta tecnología funciona centrándose en el software potencialmente vulnerable y ejecutando un análisis estructural en puntos clave de la ejecución. Si se detecta alguna anomalía, los administradores pueden optar por bloquear automáticamente la ejecución o, simplemente, recibir una notificación. Con esta característica adicional, se atajan los ataques avanzados antes de que su acción destructiva afecte realmente a la infraestructura, lo que supone un gran quebradero de cabeza para los responsables de las amenazas personalizadas.